Psicología para dummies: los diez conceptos erróneos sobre psicología

This post in English 

Aunque empezar el blog con una entrada en la que insulto a mis lectores no parezca una buena idea, admitámoslo: ¡no sabemos mucho sobre psicología!

Si eres un psicólogo tendrás unas cuantas frases que estás acostumbrado a escuchar cuando alguien conoce que eres psicólogo. Si no lo eres, aquí tienes algunos ejemplos:

  • No creo en la psicología.
  • Si un psicólogo no te cura completamente no es un buen psicólogo
  • ¿Vas a leerme la mente?
  • ¡Psicoanalízame!
  • Si el psiquiatra también puede medicar, ¿para qué ir al psicólogo?
  • He soñado…¿qué significa?
  • Con lo que cobran los psicólogos deben ser ricos.
  • Solo las personas locas van a terapia.

Tras haber tenido que escuchar cosas así de gente que no sabe nada sobre psicología, en lugar de molestarme pensé: “Por qué no explicar lo que es realmente la psicología?” Así que he recopilado algunos de los errores comunes con respecto a esta maravillosa área. Por supuesto no son los únicos, ni esto constituye un boletín oficial, es mi mera opinión. Vamos paso a paso.

1. La idea de la psicología como clarividencia

Muchas personas dicen que no creen en la psicología. Afirman esto como si del tarot se tratara. Esta idea se basa en pensar que la psicología no es más que unos trucos para manipular a la gente y hacerle pensar y actuar de una manera concreta. Por lo tanto, cualquiera que piense esto ve la psicología como estafa o pseudociencia (más abajo). Además, el hecho de que no siempre funcione corrobora muchas veces esta idea.

Realidad: voy a usar la definición de la Wikipedia en Inglés. Dice: La psicología es una disciplina académica y aplicada que utiliza el estudio científico de las funciones y comportamientos mentales. Por lo tanto, la psicología puede ser y es aplicada en la mayoría de los casos, y utiliza el método científico para hacer su trabajo de forma eficaz y comprobada. De este modo, si creemos en las vacunas, podemos creer también en la terapia cognitiva, en el análisis, en el poder de la asociación libre en terapia.

En cuanto a esas ideas sobre la lectura de mentes y la manipulación, supongo que una vez más la televisión no ha ayudado. Vemos a personajes psicólogos que saben lo que los demás piensan con solo mirarles una vez. Tal vez haya algún afortunado con estas habilidades, pero no es el caso de la mayoría.

No todas las terapias funcionan siempre. Hay personas que van al psicólogo y no obtienen lo que buscaban, negando el valor de la psicología al completo. Algo así como que si al probar un tipo de medicación contra el dolor de cabeza que no funcionase, descartásemos la utilidad de la medicina al completo.

2. La idea del psicólogo como mago

Relacionado con el punto anterior, esta la idea de que el psicólogo es un mago. Se ve al terapeuta como a alguien en cuyas manos pones tus problemas y el quién te los soluciona. De este modo, si algo no funciona en la terapia, siempre se puede culpar al terapeuta y no asumir errores personales.

Realidad: me gusta pensar en el psicólogo como conductor. Si utilizásemos la metáfora del coche el psicólogo sería el conductor. El paciente sería el coche en sí. Mientras que el psicólogo puede ayudar a guiar y aconsejar, el paciente es quien tiene la capacidad de moverse hacia adelante. El trabajo mutuo y la colaboración del paciente son indispensables.

3. La idea del paciente pasivo

Siguiendo con el punto de vista del terapeuta mago, se cae en el error del paciente pasivo.  Aquel que se deja “curar” y hace que toda su terapia recaiga en el psicólogo.

Realidad: Tengo que decir que hay corrientes que ven al paciente como más pasivo. Personalmente creo que el paciente es el único elemento de la terapia que puede hacer que esta funcione. Esto no quiere decir que no haya mejores y peores psicólogos, pero estoy más de acuerdo con decir que hay psicólogos que encajan mejor con ciertos pacientes y viceversa.

Quienes han acudido a terapia y ven que esta no ha funcionado, tienden a confundir la terapia con un taller. Van a terapia para que “les arreglen”. Y tal vez esta sea una de las diferencias más importantes con la medicina. El paciente es el elemento más importante en su recuperación. Cuando tomamos un medicamento para el dolor, ponemos la esperanza en la pastilla. Cuando vamos a terapia, el elemento curativo esta dentro de nosotros.

4. La confusión entre psicología y corrientes psicológicas

Existe una gran confusión, completamente comprensible, con respecto a las corrientes psicológicas. Se confunden técnicas con corrientes, y psicología con psicoanálisis entre otros.

Realidad: Pese a que ha habido intentos de unificar la psicología, aun no se ha conseguido de manera general contar con una sola opinión o corriente que se pueda seguir en cualquier aspecto del estudio de la mente humana. Las diferentes corrientes de psicología surgen de que cada una entiende la mente y los problemas mentales de una forma diferente, y por lo tanto su manera de tratarlos también es diferente. Entre las más usadas están: el psicoanálisis, la corriente cognitivo-conductual, el humanismo o el gestalt.

5. La psicología como pseudociencia

El hecho de que la psicología no esté unificada, no tenga sus leyes absolutas ni sus únicas guías de actuación hace que se la consideré en ocasiones una pseudociencia.

Realidad: Cuando se habla de por qué la psicología no ha podido unificarse como ciencia se dice que la psicología es aun demasiado joven. Pero no se trata solo de eso, ya que otras ciencias como la física ya llegaron a su apogeo en pocas décadas. Debemos entender que esta ciencia es la de analizar un cerebro con otro cerebro. Se puede decir que lo que intenta abarcar la psicología es más difícil que la física (que no se enfaden los físicos) desde el punto de vista humano. Ya que intentamos entender algo que choca con nosotros mismos.

En mi opinión, la psicología nunca va a unificarse y así debe ser. Al igual que hablábamos de psicólogos más adecuados para ciertos pacientes, pasa con las corrientes. Determinados cuadros podrán tratarse mejor con diferentes técnicas y diferentes pacientes. En ello tenemos la riqueza en nuestro campo.

Aunque nunca podamos decir que hay una sola opinión unificada en cuanto a la mente humana, esto no quiere decir que no haya ciencia tras toda esta teoría. Las hipótesis podrán seguir siendo comprobadas con el método científico y las técnicas terapéuticas llevan años probando ser eficaces.

En cualquier caso, hay mucha investigación hecha que ha podido probar que muchas terapias psicológicas funcionan. No todas han sido probadas y cada día surgen nuevos métodos dentro de cada corriente (hablaré de las corrientes más abajo).

6. Los psicólogos son ricos y se les paga por no hacer nada

Un tema controvérsico. ¿qué cobra un psicólogo? Pronto voy a hacer una serie de posts hablando de psicólogos en el mundo, y ahí podremos hablar de especificaciones culturales y por países. Para concretar un poco digamos que una sesión en el psicólogo en España puede costar entre 50 y 70 euros. Esto, desde luego, suena a mucho dinero. Es una de las razones por las que muchas personas no pueden acudir a terapia.

Realidad: La respuesta varía mucho dependiendo del país. Podéis leer algo de información al respecto aquí.

Merece la pena apuntar a un par de datos: los costes de una consulta y los test. Cuando tienes una consulta privada los gastos de un trabajador autónomo son muy altos. Alquilar la consulta y pagar los tests son, diría yo, los gastos más altos. Para aquellos terapeutas que utilicen tests para diagnosticar, esto es un gasto enorme.

Todo esto dicho, soy de la opinión de que la sanidad pública debería fortalecer las unidades de salud mental. De este modo cualquier persona que lo necesite podría ir a terapia gratis (en el caso de España y otros países con sanidad pública).

En ningún caso -paguemos más o menos- se puede decir que el psicólogo no haga nada. El psicólogo escucha activamente y actúa acorde a sus conocimientos y la colaboración del paciente. El trabajo de atender mentalmente a lo que otras personas nos cuentan sobre sus propias mentes es un trabajo duro.

7. La psiquiatría es mejor

Pongámoslo de este modo: un psiquiatra analiza la mente y además medica, un psicólogo no puede medicar. Esta claro que el primero es mucho mejor, ¿no?

Realidad: La psicología y la psiquiatría son consideradas ciencias hermanas, son diferentes en métodos, estudios y profesionales.  Basándonos solo en las diferencias podemos decir que: La psiquiatría está más centrada en el cuerpo, como la medicina; la psicología trata de entender y ayudar en mantener la salud mental de forma más global.  Los psiquiatras, aunque pueden hacer psicoterapia, siempre van a centrarse más en el tratamiento físico de los síntomas. El diagnóstico se hará mediante pruebas médicas y tras concluir con uno, se medicará respectivamente. El psicólogo, hará un diagnóstico basándose en test y pruebas psicométricas. Dependiendo de esto elaborará un tratamiento psicológico para ayudar al paciente.

En la mayoría de los casos, las dos especialidades trabajan conjuntamente. En ocasiones será necesaria la medicación y el mismo terapeuta puede ser quien derive al paciente a un psiquiatra. Si se puede siempre es aconsejable mantener la terapia con el psicólogo y nunca centrarse solo en el tratamiento físico.

Mi humilde opinión es obviamente en pro de los psicólogos y la terapia. La salud mental no puede prescindir de la medicación, así como de los psiquiatras. Sin embargo, si solo damos importancia a la medicina, corremos el riesgo de caer en una sobre-medicalización. Situación en la que ya nos estamos viendo metidos como sociedad. Las vidas rápidas que queremos llevar nos hacen tomar la opción rápida. Tomar ansiolíticos puede ser más rápido que ir a terapia durante meses. Pero, ¿es mejor?

Un tema complicado del que estoy segura hablaremos en otras ocasiones.

8. Ir a terapia va a ser doloroso  

Por desgracia otra de esas ideas que tenemos de las películas es que cuando vamos al psicólogo vamos a llorar y sufrir por cosas que ni recordábamos. El terapeuta se ve como aquel que nos quiere hacer sufrir cueste lo que cueste.

Realidad: Cada persona es un mundo diferente. Dependerá de su situación, del psicólogo, y sobretodo de lo que la persona quiera hacer que la terapia sea de una manera u otra. Pero una cosa es segura: la terapia no se basa en sufrir.

Como personas, pasamos por la vida por una serie de situaciones de lucha, momentos duros en los que se sufre. Lo más sano para nuestras mentes es sufrir en ellos, llorar, y seguir adelante. Sin embargo muchas personas ven esto como una debilidad y se niegan a si mismos la posibilidad de sufrir. Esta negación (superflua) puede llevar a la persona a desarrollar otra serie de síntomas (generados de forma inconsciente), procedentes del propio bloqueo. Estos segundos problemas pueden llevarle a terapia y será en estos casos necesario que el psicólogo cree el ambiente cómodo en terapia para que el paciente pueda sufrir.

¿Siempre que vamos a intentar superar nuestros problemas necesitamos sufrir? En absoluto. En ocasiones, el humor es una de las herramientas más poderosas de las que el psicólogo dispone. Trabajar mediante el juego, la ironía, la risa, o simplemente la discusión de lo cotidiano son solo algunos ejemplos de cómo la terapia funciona. Pero no debemos negarnos a nosotros mismos el sufrimiento cuando nos hace falta.

9. Solo usamos el 10% del cerebro. 

Esta no está completamente relacionada con la psicología, pero sí con la neurobiología y es algo que en nuestro área solemos escuchar a menudo. Recuerdo hace poco, el estreno de la película Lucy, y el trailer en el que confirmaban que todos usamos únicamente un 10% de nuestro cerebro.

Realidad: Científicos han estudiado durante décadas que este mito no es verdad. Utilizamos el 100% del cerebro, aunque no completamente ni en todo momento. Cada parte de nuestro cerebro tiene una función determinada, y cuando no se utilice estará menos activa.  Tal vez esa haya sido la mayor confusión, pensar que menor activación significa solo usar una parte del cerebro.

Hay muchos posibles orígenes de este mito, pero, ¿por qué seguimos usándolo? Una de las posibles teorías es más bien filosófica. El ser humano desea ser más de lo que es. En nuestra dificultad por aceptar que somos animales, también nos cuesta aceptar que tenemos límites. Pensar que aun nos queda un 90% de cerebro por desarrollar suena mucho mejor que pensar que esto es lo máximo a lo que vamos a llegar. Pero esto no es más que el menosprecio de nuestra capacidad cerebral. Nuestras mentes son capaces de hacer cosas increíbles, aunque ya usemos el 100%.

10. Solo los locos van a terapia

Esta es una de las más extendidas, y de hecho, la más problemática. Como explico en el post sobre estigma, y explicaré en futuros posts, la idea de la locura nos ha hecho mucho daño como sociedad.

Realidad: Como explicaba en el primer punto, la salud mental es parte de una salud global y las personas debemos incorporar esta idea a nuestras vidas. La idea de que solo los locos van a terapia es dañina para cualquiera que necesita ayuda, ya que siempre tendrá miedo de que se le trate de loco si acude al psicólogo o al psiquiatra.

Se puede ir a terapia por cualquier razón que puede ser más grave o no:  etapas difíciles o confusas en nuestra vida, la pérdida de alguien querido o porque tenemos ideas suicidas. El que acudas a terapia no quiere decir que se te va a diagnosticar como enfermo mental de ningún tipo.

Pero, en el desafortunado caso en el que se te diagnostique con una enfermedad mental, la vida no acaba ahí. Incluso en las enfermedades más graves, los pacientes pueden hacer una vida normal. Todo se trata de tener una mejor salud. La vida no tiene porque acabar con un infarto al corazón, pero necesitará de trabajo y cambio de hábitos. Lo mismo ocurre con un trastorno bipolar o una esquizofrenia.

Anuncios

¡Comenta lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s