Mini serie: tipos de terapia y terapeutas

This post in English

¡Hola a todos!

Wow, ¡ha pasado mucho tiempo! Si te preguntas por qué me ha tomado tanto tiempo escribir, la razón es que estoy estudiando un máster y me toma mucho tiempo… Relacionado con esto, ahora podéis mirar mi página about, donde encontraréis información sobre este blog y sobre mi.

Dicho esto, hoy vengo con ideas frescas. Se me ocurrió-mejor dicho, se le ocurrió a mi pareja- que había una necesidad de informar a personas que quieren ir a terapia y no tienen ni idea de qué tipo de terapeuta quieren elegir. Basándome en esto, me gustaría crear una serie de posts que contendrán el estilo de terapia que representa cada teoría. Hoy os hablo de por qué esta información es importante- al menos para mi.

Por qué es importante escoger un (buen) terapeuta 

La realidad es que puede que esto no sea muy importante para ti. Si crees que puedes congeniar con cualquier persona, si crees en cualquier persona con buenas intenciones, o estás abierta a diferentes estilos entonces no necesitas saber nada más.

Sin embargo, muchas personas van a terapia y tras no gustares su terapeuta o su estilo, no vuelven y no van a terapia nunca más. Las razones pueden ser muchas, pero en la mayoría de los casos se trata de que la conexión entre paciente y terapeuta no funcionaba. Terapeutas y clientes (o pacientes si se prefiere) necesitan conectar; en mi opinión, casi tanto como lo hacen los amigos, compañeros de clase o de trabajo.

La verdad es que no vais a conocer a vuestro terapeuta antes de la primera sesión. De hecho, incluso tras varias sesiones puede que no le conozcas para nada. Por lo tanto, ¿Cómo se supone que se puede decidir a qué terapeuta acudir? Y aquí es donde saber su orientación profesional puede ayudar. La orientación teórica es la base en la que el terapeuta apoya sus tratamientos y acciones. Cuando nos suscribimos a una teoría, ella nos guía en cómo cuidar al paciente, que técnicas o tratamiento usar etc.

En qué pueden ayudar esta serie 

No voy a mencionar cada una de las terapias existentes (existen aproximadamente 300 terapias diferentes en el mundo) pero si voy a hablar de las más relevantes y las que supongan una gran diferencia en cómo las sesiones van a transcurrir.

En cualquier caso, si hay alguna terapia sobre la que quieras saber más, házmelo saber, estaré encantada de crear un nuevo post.

¿Qué pasa si no sé su orientación teórica? 

Muchos terapeutas no te dan esta información. Esto puede ser algo controvérsico pero según las legislaciones de muchos países, esto es algo obligatorio. No hay manera de trabajar en terapia sin tener una base teórica. En ellas no solo basamos nuestro tratamiento si no también la ética profesional.

También puede que el terapeuta os diga que es integrador. Muchos profesionales integran más de una teoría en su trabajo, y esto no supone mayor problema. Aun así, probablemente usen una teoría mayoritaria, si tienes alguna duda, pregúntale.

Otras cosas a tener en cuenta

No quiero ser una snob y decir que la teoría lo es todo. Hay muchas razones por las que escoger a un terapeuta. Por ejemplo: que viva cerca de ti, que sea una mujer, que sea un hombre de color, que sea mayor que tú, que ofrezca sesiones baratas o pueda hacer terapia por Skype. Si cualquiera de estas razones u otras te resultan suficientes para escoger un terapeuta, hazlo.

Antes de la primera sesión podrás recabar cierta información. Llama a esta persona, echa un vistazo a su web si la tiene, pregunta todo lo que necesites antes del primer día. Creo que los terapeutas fallan en transmitir esta información de una forma entendible y transparente.

Tras obtener esta información podrás saber si es la terapia adecuada para ti o no. No todos los terapeutas son para todos los pacientes, y tampoco deben gustarte todos los terapeutas.

En el siguiente post hablaré sobre la terapia psicoanalítica y sus terapeutas. Suscríbete si quieres recibir un email tan pronto como se publique.

¡Gracias por leer!

Anuncios

Psicología para dummies: los diez conceptos erróneos sobre psicología

This post in English 

Aunque empezar el blog con una entrada en la que insulto a mis lectores no parezca una buena idea, admitámoslo: ¡no sabemos mucho sobre psicología!

Si eres un psicólogo tendrás unas cuantas frases que estás acostumbrado a escuchar cuando alguien conoce que eres psicólogo. Si no lo eres, aquí tienes algunos ejemplos:

  • No creo en la psicología.
  • Si un psicólogo no te cura completamente no es un buen psicólogo
  • ¿Vas a leerme la mente?
  • ¡Psicoanalízame!
  • Si el psiquiatra también puede medicar, ¿para qué ir al psicólogo?
  • He soñado…¿qué significa?
  • Con lo que cobran los psicólogos deben ser ricos.
  • Solo las personas locas van a terapia.

Sigue leyendo